Compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hoy Marta y Alejandro comienzan una serie de Alimentos Anticancerígenos y lo hacen por el té verde. Sin duda en Diversalud somos muy completitos y, como seguiréis viendo en posteriores vídeos nos contarán muchos más alimentos y sus propiedades y estupendas recetas elaboradas con ellos.

 

El número de tazas que aconsejan es la dosis para adultos sanos (1 o 2 tazas) y enfermos de cáncer adultos (entre 3 y 5). No he encontrado evidencia científica sobre cuál sería la cantidad de té verde a consumir en vosotros mis peques queridos. Así que conviene no abusar y de vez en cuando podéis tomaros una tacita (hecha con una cucharadita de postre llena de té verde) porque además de tener muchas propiedades como habéis escuchado también está muy rico. Recordad: elegiréis el de la variedad Bancha pues es el que menos teína contiene.

Tomaremos unas cuantas precauciones con él:

  • El té verde contiene dos sustancias estimulantes (vaya que dan mucha marcha al cuerpo) que se llaman teína y cafeína por tanto si sois algo nerviosillos no lo toméis a diario.
  • También si estáis algo flojillos, es decir, si tenéis lo que se llama anemia (tener el hierro bajito) no debéis tomarlo, ya que puede interferir el té verde en la absorción del hierro en vuestro cuerpecito y bajarlo aún más. Cuando ya estéis repuestos de la anemia ya si que podéis daros el gustazo de tomar una rica taza de té verde pero TODOS (con o sin anemia) lo haremos después de comer, así no interferirá en su absorción.

A  Marta y a Alejandro (y a mí ¡jeje!) nos gusta el té verde mezclado con frutas deshidratadas (coco, fresa, piña, frambuesa, naranja, arándanos,…) también nos gusta el té verde con lima, canela, vainilla, pimienta, cardamomo… ¡las posibilidades son numerosaaasss! Recuerda echar endulzantes naturales como los que os han explicado en el vídeo, son mucho más sanos porque apenas suben el azúcar en sangre, la stevia es la mejor elección ¡os lo aseguro! Si os lo tomáis con una rica manzana y un poquito de una especia que se llama cúrcuma ¡los efectos positivos se multiplican!

Una cosa os repito aquí que está muy bien explicada en el vídeo pero yo soy un poco pesadita: ¿cómo preparo mi taza de té? fácil: pon agua a calentar en un cazo, este agua no tiene que hervir (hervir = burbujitas moviéndose como locas haciendo chup – chup con mucha humareda), si hierve el agua ¡adiós a las propiedades maravillosas del té verde! ponéis el calor bajito y cuando comienzan unas pompitas a salir pegadas por todo el fondo del cazo es entonces cuando tenéis que apagarlo, echáis el agua en una taza con filtro (recordad que nos lo recalca Alejandro: “de acero inoxidable o cerámica ¡nuuunca plástico!” ), donde antes hemos echado el té verde con nuestras frutillas o especias favoritas y esperamos entre 8 y 10 minutos que es cuando nuestro té ha alcanzado el mayor número posible de catequinas (componente aticancerígeno del té) y nos lo bebemos antes de una hora porque poco a poco las catequinas ¡se van esfumando¡ ¡¡¡CORREEEE!! 🙂