En este vídeo, Alejandro se pasa un poquito de comer cosas “apetecibles” ¿verdad? ¡jeje!, menuda indigestión que tiene después…

Una cosa está muy muy clara, la bollería industrial no está para tomarla a diario así como tampoco los zumos y los batidos que se venden en tooooodas las tiendas en briks, en botellas etc.

Me preguntaréis asombrados ¡andá! y ¿por qué no? pues la respuesta es sencilla, son productos con gran carga de sustancias muy perjudiciales para tu cuerpecito si lo tomas a diario, me refiero a: grasas trans o saturadas artificialmente, aditivos (colorantes artificiales, aromas artificiales, sustancias que hacen que los alimentos tengan supersabor como el glutamato monosódico (E-621) que es tóxico para tu cerebro y lo llevan muchísimos snacks como gusanitos, patatas fritas, pipas de sabores,…), harinas refinadas y ¡¡grandes cantidades de azúcar!!.

Todo ésto es demasiado perjudicial para que lo tomes a diario, en serio. Muy de vez en cuando, aisladamente no pasa nada. Tal y como nos explica golosona muy bien explicado hay otras opciones de media mañana para llevar al recreo y para la merienda. ¿Quieres zumo? tómalo natural y recién exprimido o licuado ¿quieres batidos? tómalos hechos en casa, si es con leche vegetal mejor que mejor ¿quieres algún dulce? sin ninguna duda te vuelvo a decir que lo casero es mucho más sano porque mamá utiliza buenas grasas como el aceite de oliva, harina integral…¡no hay color con lo casero!

¿Y qué me dices de la fruta?, es un tentempié extraordinario que puedes tomar a media mañana o por la tarde. Recuerda que tienes que tomar tres frutas al día, tu cuerpecillo necesita todo lo que la fruta te ofrece ¡A DIARIO! y no me vale fruta de bote ni nada parecido, eso no cuenta. La fruta es un alimento vivo, está llena de enzimas que son unas sustancias que ayudan al cuerpo a realizar muchíiiisimos trabajos muy muy importantes, la fruta está llena de vitaminas, minerales y unas sustancias que se llaman fitoquímicos con muchas propiedades antienfermedad además de mucha fibra buenísima para ir bien al servicio (¡ejem!….bueno tú ya sabeeeeesss) e hidratos de carbono. La mayoría de las frutas no provocan grandes subidas de azúcar por lo que los diabéticos pueden tomarla requetebien (todo esto último quiere decir que la mayoría de la fruta suele tener un índice glucémico bajo).

Te nombro a partir de ahora “leedor supremo especialista de etiquetas de alimentos”, ponte las pilas y si en la etiqueta que leas hay palabras que no sabéis pronunciar ni tu ni tus papis, mejor que no lo compréis, eso será un alimento muy procesado y lleno de química para hacer que esté delicioso créeme, sin todas esas sustancias raras ese producto no habría quien se lo comiera.

No os preocupéis que de todo iremos hablando en nuestro blog y en nuestros vídeos. ¡¡Diversalud llegó para ayudarooos!!.

Hasta la semana que viene chiquitines