En nuestro trabajo por mejorar nuestros hábitos caseros quería hablarte sobre los lácteos y casualmente esta semana Rosa López Monis (Bióloga molecular, Máster en análisis clínicos, Máster en nutrición y dietoterapia y experta en microscopía celular, entre otros títulos) nos cuenta en un completo artículo suyo todo y más aún de lo que yo te contaría, con lo cual te lo transcribo aquí directamente.

El tema de los lácteos es algo que a día de hoy causa mucha controversia, hay quiénes están a favor y otros que están en contra. Voy a intentar en este artículo daros explicaciones científicas para que podamos entender mejor los beneficios o contraindicaciones que pueden aportarnos, en la edad adulta, por supuesto en la lactancia es incuestionable, el mejor alimentos que pueden tomar nuestros bebés es la leche materna.

baby-21167_640

En líneas generales casi todos los nutricionistas ortodoxos, consideran la leche como un gran alimento, por su aporte en calcio y otros minerales (magnesio y fósforo), vitaminas , proteínas… Recomiendan tomar unos 1-2 vasos de leche al día para prevenir enfermedades como la osteoporosis, principalmente en las mujeres. Es curioso ver como los países con mayor consumo de lácteos como Finlandia o USA encabezan la lista de osteoporosis.

En su estado natural, la leche contiene proteínas, carbohidratos y grasas, además de vitaminas y minerales. Esto la convierte en un alimento muy completo, y en teoría podrías sobrevivir sólo tomando leche, aunque no se trata de sobrevivir sino de vivir con calidad de vida.

Todos los mamíferos excepto el hombre toman leche de su madre en la primera fase de su vida, después no vuelve a tomar leche, y mucho menos de otra especie, nunca he visto a un mono ordeñando una vaca por ejemplo. La madre produce leche durante el tiempo necesario hasta que su hijo puede alimentarse de otros alimentos, momento en el que deja de producir leche. Es decir, por naturaleza estamos diseñados para tomar leche de nuestra especie y sólo durante un tiempo.

cow-56040_1280

Durante la mayor parte de nuestra evolución no hemos tomado leche de otra especie, y hace menos de 10.000 años con la ganadería, la leche de otras especies empezó a ser parte de nuestra dieta, pero sólo en ciertas geografías. Esto explica por qué una buena parte de la población es intolerante a la lactosa. Casi el 10% de la población occidental, entre el 20 y 70% de los africanos (depende mucho de la zonas) y más del 90% de los asiáticos. Esto es una señal clara de que tomar leche no es ‘natural’.

Aparte de la lactosa (azúcar), la leche contiene una proteína denominada caseína; ésta se descompone en el estómago liberando casomorfina, que como su nombre indica (morfina) es una sustancia que nos produce bienestar e incluso adicción; por eso los bebes están tan felices después de tomar su leche. Los quesos contienen todavía más caseína que la leche, por eso mucha gente puede dejar de tomar leche pero les cuesta mucho más dejar el queso. Si consideramos que la leche materna produce un 1% de la casomorfina respecto a la leche de vaca, no parece muy buena idea consumir lácteos toda la vida. Algunos piensan que es casi equivalente a estar en un estado constante de ‘drogadicción’.

glass-925858_640

Hay estudios que asocian el consumo de leche de vaca con alergias, asma, varios tipos de cáncer y un sinfín de otras enfermedades.
La leche de vaca se considera una sustancia óptima para las necesidades nutricionales de los terneros, pero no para el consumo de los humanos. Nos basta con saber que los terneros, a diferencia de los bebes humanos, duplican su peso en 47 días, y llegan a pesar entre 400-500 Kg en dos años.

Por otro lado las necesidades proteicas son diferentes, la leche de vaca contiene aproximadamente tres veces más proteínas que la leche humana y casi un 50% más de grasa.

El contenido en fósforo y calcio de la leche de vaca es muy superior al de la leche humana. El fósforo es un mineral que si no se absorbe, si se mantiene en sangre nos acidifica, con lo que el cuerpo debe usar minerales alcalinos, como el calcio, para taponar este acidez, con lo que mucho calcio se pierde y si aún no es suficiente se recurrirá a tomar calcio de otros tejidos, como huesos, dientes… Con lo que puede que la leche de vaca, sobre todo para los que no la metabolicen bien y tengan una dieta acidificante no esté robando más calcio del que aporta.

Por otro lado, la lactasa, la enzima responsable de digerir la leche tiende a disminuir a medida que crecemos, con lo que los cristales de lactosa atraviesan la barrera intestinal sin digerir, provocando un sin fin de reacciones inmunológicas.

Es cierto que tenemos un grado de adaptación y hay individuos que toleran mucho mejor que otras los lácteos.

En general podrías pensar que 10.000 años es mucho tiempo para adaptarse, pero en términos evolutivos 10.000 años es un abrir y cerrar de ojos. De ahí que la pirámide alimentaria oficial sea un desastre para la salud pública. No funciona. Cada vez hay más enfermos crónicos y como mencionamos antes no se trata de sobrevivir, sino de vivir con calidad de vida.

Respecto a la osteoporosis, en mi opinión los lácteos, no son una buena manera de prevenir la osteoporosis; Las mujeres asiáticas no toman prácticamente nada de leche y tienen mucha menos incidencia de osteoporosis que las mujeres occidentales.

Por otro lado, la leche que encontramos en los supermercados es producida por vacas alimentadas con pienso, inyectadas con antibióticos y (hormonas que estimulan una producción artificialmente alta de leche, y que después sufre procesos de pasteurización, homogenización, deodorización y otros tratamientos químicos, por ejemplo para extraerle la nata o incorporar nutrientes adicionales como en el caso de las leches enriquecidas, todos esos procesos físicos y químicos en los que sometemos a la leche a altas temperaturas provocan una desnaturalización de las proteínas lácteas, una oxidación de los ácidos grasos y una pérdida de vitaminas. Además esa sobreexplotación provoca que los animales desarrollen una mastitis, inflamación de las mamas, con lo que además de leche se encuentra bastante pus en la leche de estos animales de granja.

france-605450_640

Existen tribus como los masai quei toman grandes cantidades de leche y están muy bien de salud, pero la leche que toman ellos no tiene nada que ver con la que compras en el supermercado.

Mucha gente piensa que tolera bien la leche porque la ha tomado durante toda su vida, pero en realidad su cuerpo no conoce otro estado, por lo que es difícil saber si realmente la digieres y te sienta bien.

Para saberlo puedes probar a no tomar leche ni ningún derivado lácteo por 15 días y comprueba tú mismo como te sientes, si notas mejores digestiones, menos alergias, más facilidad para adelgazar…seguramente tienes algún tipo de intolerancia a los lácteos. Si no notas cambio, probablemente tu cuerpo sea capaz de procesarla y un consumo moderado de lácteos no te afecte tan negativamente., pero si vas a consumirla intenta al menos que sea leche orgánica (de vacas alimentadas con pasto), es cada vez más fácil encontrarla en los supermercados y cruda es todavía mejor. Otra opción es tomar leche sin lactosa, “deslactosada”, pero seguirás consumiendo caseína…

kaseplatte-653843_640

La prestigiosa a nivel mundial Escuela de Harvard de Salud Pública eliminó la leche de su “Guía de alimentación saludable”, llamada Healthy Eating Plate, sustituyéndola por agua, preferentemente. De hecho, los expertos en nutrición e investigadores de la universidad realizaron una modificación de la pirámide alimenticia, basada en una nutrición sana, libre de la presión política.

Con esto, Harvard envió un mensaje fuerte al USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) y a expertos en todo el mundo con el lanzamiento de su guía, en la que se reemplaza la pirámide alimenticia.

La mayor prueba de ello es la ausencia total de productos lácteos, debido a que “un alto consumo de estos alimentos aumenta significativamente los riesgos de padecer cáncer de próstata y cáncer de ovario”. En su guía Healthy Eating Plate también mencionó que los altos niveles de grasas saturadas en la mayoría de los productos lácteos y los componentes químicos de su producción les hace un alimento para evitar.

Dentro de las leches animales la leche de cabra es más parecida en su composición a la leche humana, contiene una proporción de minerales más parecida a la leche humana y menos lactosa y caseína, por lo que en general es más sana y fácil de procesar por nuestro organismo. No es fácil encontrar leche de cabra para beber, pero sí quesos hechos con leche de cabra.

Existen en realidad múltiples alternativas para obtener calcio de calidad, como por ejemplo espinacas, col, brócoli, avena, judías blancas, sardinas con sus espinas, salmón, almendras, sésamo, lechuga, coliflor … para producir el calcio necesario y de calidad. Cuidado con el consumo de leche de soja, pues es altamente procesada también, además de en muchos, la mayoría de los casos, procedente de cultivos transgénicos.

vegetables-490685_640

Como siempre os recomiendo una dieta alcalina con abundancia en vegetales, frutos secos, frutas, germinados, semillas crudas molidas mucho agua y muchos jugos verdes, ejercicio aeróbico y estiramientos, y… mucho amor.

 

heart-202582_640

 

Fuente:

Rosa López Monís en su maravillosa web masquedietas.es