Bienvenidos a mi pequeño rinconcito, un pequeño espacio para compartir contigo mis reflexiones, sentimientos y experiencias con mi enfermedad, la obesidad y con otras cosillas de la vida misma. La obesidad (con etiqueta: súper-mórbida) que padezco desde hace mucho ya…. ¡desde hace tanto!, que ni me acuerdo.

tetera japonesa

Ponte cómodo, llénate una taza de rico té calentito o quizás prefieras algo refrescante, descálzate, pon los pies en alto, haz una pausa en tu quehacer diario ¡te la mereces!, pon tu música favorita y si te apetece….sigue leyendo. Este será nuestro espacio privado y tranquilo, nuestro espacio para un pequeño momento de relax haciendo un paréntesis en la ruidosa actividad diaria o bien en ese momento de la noche cuando todo está en silencio…

chica tomando té

Antes fue lucha encarnizada contra ¡mis enemigos los kilos! ahora ya no, ahora he entendido muchas cosas y creo ya estar en el camino correcto. Es difícil para mí afirmar ésto e incluso arriesgado, he fracasado tantas veces ¡tantísimas!…que la confianza en mí ha llegado a estar te lo confieso, a la altura del betún ¡peor aún! del infrabetún aunque miro hacia el futuro con esperanza y tomo esas experiencias unidas en masa no como fracasos ya, sino como múltiples aprendizajes.

Comenzamos, pues desde el principio, quizá mi historia tan común y frecuente, pueda ser tu historia, quizá tu te veas reflejado en mí al igual que yo me he visto reflejada en otros con sus enriquecedoras experiencias. Intentaré no dejarme nada e ir poco a poco contándote hasta donde llega mi memoria. Pero prometo hacerlo sólo aquí en la intimidad de mi rinconcito Cuando nadie me vepuedo ser o no ser como dice la canción, pues bien yo elijo SER…y estar aquí para ti y para mi.

¿Cual es el principio? pues es el principio de mi vida. Yo era una bebé monísima, regordeta y simpaticona luego crecí siempre con unos kilillos de más encima y era feliz, inocente e ignorante de lo que luego me esperaba y ha sido un sufrimiento prolongado. Algo que recuerdo y que no me molaba mucho es a mi madre decirme ¡nena no comas más! o ¡nena tú no! cuando a mi hermano en el desayuno y en la merienda le hacía un rico vaso de leche con cola-cao calentito en invierno o fresquito en verano. Mi única opción era siempre la misma: leche sola templada ¡Dios mío! es que no he vuelto a probar ningún líquido templado ahora lo tomo o frío o caliente. Siempre anhelaba con mucha ansiedad comer o beber lo prohibido, lo que mi madre no me dejaba comer, eso no me favoreció mucho posteriormente. Sé que mi madre siempre lo hizo lo mejor que supo, pensaba en mi bien, lo sé, cuando se es madre siempre actuamos pensando en qué es lo mejor para nuestros hijos y algunas o muchas veces ¡metemos la pata hasta el fondo!

A los 10 años según el médico me sobraban 10 kilos éste me mandó al endocrino y ¡aquí comienza mi experiencia dietil! en un mes y medio adelgacé ese peso y ya me mantuve (con ayuda de los estirones que se van dando a esa edad) hasta quedarme embarazada de mi primera hija con 18 años.

A partir de aquí mi peso ha sido un verdadero yoyó. Ya sabes, lo típico, adelgazas veinte kilos y coges 30, posteriormente los adelgazas y coges 50 y ¡así siempre! un auténtico círculo vicioso. Dieta tras dieta médico tras médico, he hecho todas las posibles y conocidas. ¡Una verdadera locura! Me arrepiento del modo en el que he tratado a mi cuerpo con tanto estéril sacrificio y es que siempre me quise más bien poquito y mi autoestima estuvo por los suelos y ¡más allá! (¡uy! me siento Buzz Lightyear). Y me arrepiento de haberme sentido tan mal, tan culpable y tan avergonzada cuando más de uno de esos médicos han exclamado “¿no te da vergúenza perder tan poco peso este mes?” o “¿no te da vergúenza estar así?” o “¡estás muy gorda tienes que adelgazar!” o “si pierdes así de poco te doy el alta al mes que viene” o “mi mujer tiene un cuerpazo y mucha voluntad,¡no como todas vosotras!“. Aparte estaban las miradas, esas miradas punzantes dirigidas a mis cuantiosos michelines. Pensaba que la gula me devoraba y sentía asco de mis michelines y de mis eternas e incesantes ganas de comer todo el tiempo, ¡era un pozo sin fondo! También he de decir que afortunadamente no todos los médicos que me atendieron eran tan bordes fue siempre una minoría…¡menos mal!

He prometido a mi hija Alba no contar las cosas para dar penita y decir ¡pobrecita de mí mirad qué mal lo he pasado! no me entretendré ni un minuto más en aquellos juicios, pero lo que si es cierto es que lo he pasado mal. Acaso, por un segundo ¿ha pensado alguien que al obeso le gusta estar así? ¿alguien puede pensar que es agradable que tu cuerpo cargue con tantos kilos de grasa en invierno y en el ardiente verano, día tras día, hora tras hora?¿alguien piensa que nos mola tener dificultades para encontrar ropa de nuestro gusto? la repuesta es un NO rotundo. En los 90 era muuuy difícil encontrar ropa para personas obesas sobre todo mujeres y jovencitas, Eso afortunadamente fue cambiando, ahora es más sencillo pero todavía queda la falta de diversidad de modelitos que si existe entre la población no obesa. Aún así me doy con un canto en los dientes.

Dicen que las personas obesas lo somos porque somos muy “porosas” emocionalmente vaya, muy sensibles a todo y todos los que nos rodean, no lo sé muy bien… o sí. Lo que ahora entiendo es que la obesidad es una enfermedad, al igual que muchas, multifactorial o sea, depende de varios factores, de unos más que de otros y luego muchos de esos factores actúan de manera diferente dependiendo de cada persona pero he de decir que según mi experiencia cuando llegas a la categoría de obesa súper-mórbida, muchos de esos factores suelen ser comunes a todos. Ya iré desgranando todo ésto poco a poco.

En este primer artículo de mi rinconcito Cuando nadie me ve… quiero explicar lo que es ser obesa súper-mórbida en términos médicos o científicos, da igual.

En primer lugar para saber el grado de obesidad (o si no la tienes se usa la misma herramienta) hallamos el IMC o Índice de Masa Corporal. Esta herramienta ayuda a establecer categorías que pululan entre el bajo peso y las distintas obesidades. Hallar el IMC es muy sencillo: IMC = Peso / (Talla)2. El resultado se mide en metros por kilo al cuadrado osea que cuando pongas tus medidas: tu talla y tu peso no será en gramos ni en centímetros.   

weights-92569_640

¿Cómo clasificamos la información que obtenemos de esta fórmula? desde que hice la carrera han cambiado los valores, ahora están así (según la clasificación hecha por la OMS o WHO según sus siglas en ingles (World Health Organization)).

  • Una persona con un IMC entre 16 – 18,49 está en el rango del bajo peso, dentro de éste se clasifica la delgadez en severa (<16) moderada (16-16,99) y leve (17-18.49).
  • Una persona que se encuentra en el intervalo 18,5 – 24,9 se considera que está en el rango saludable o peso de no riesgo vaya, en un peso saludable.
  • Una persona con un IMC de 25 – 29.9 se considera que tiene sobrepeso. 
  • Una persona que se encuentra dentro del intervalo entre 30 – 40 es ya una persona con obesidad. Aquí se para las clasificaciones y distingue entre obesidad grado I (30-34,99), obesidad grado II (35-39,99) y obesidad grado III (mayor de 40).
  • Otras clasificaciones afinan y detallan más todavía en ese mayor de 40 y establecen que si te encuentras en el intervalo en el que tu IMC es de 40 – 49,9  estás  en el grado de obesidad mórbida.
  • Y si tienes un IMC mayor de 50 estarás dentro del grado de obesidad súper-mórbida.

báscula de baño

 

Bueno pues yo estoy en esta última categoría o grado ( y eso que en los últimos 6 meses he adelgazado 16 kilos), en este momento tengo un IMC de 55,51 en Noviembre mi IMC era de 61.16 y mis ánimos están renovados, huyo de grandísimas pérdidas de peso pero lo que sí deseo es que la tendencia sea seguir bajando hasta alcanzar un peso de no riesgo para mi salud.

Estoy comprometida con ello, con mi adelgazamiento. Creo que será la definitiva y ahora lo comparto contigo, mi maravilloso confidente… y, lo seguiré compartiendo por supuesto.

 

Vicky

 

 

 

 1.- http://apps.who.int/bmi/index.jsp?introPage=intro_3.html