Compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¿Qué tal mis chiquitines?

Después de la marchosa presentación que nuestros soldados de Diversalud  Marta y Alejandro nos hicieron en el primer vídeo, vamos a algo muy serio (¡uy uy ya veréis de serio nada jijijiji!), bueno, quiero decir seria es la técnica pero la manera de presentárosla en este vídeo pertenece a un género desconocido hasta ahora y que Diversalud ha creado especialmente para vosotros, nuestros amigos: es el género Ténebro-Humor-oso  :O 🙂

Bien, os voy a contar algunas cosillas más sobre esta maravillosa y sencillísima técnica completando las explicaciones de Boby Zombi, aunque la verdad que el recosido y verdecillo muchacho nos lo ha explicado con todo lujo de detalles porque claro cuando a uno se le enciende la bombilla es lo que pasa….(¡jajajajaja! ¿os habéis fijado en la bombilla? ¡¡¡se le ha encendido la bombilla de bajo consumoooo!!! ¡¡¡yo es que me partooo!!! ¡qué ahorrador!).

En primer lugar esta técnica se realiza cuando alguna persona (la llamaremos víctima) se desmaya y por tanto está inconsciente y sabemos que respira. Hay que ser un gran observador (como Sherlock Holmes, ese detective tan famoso).

¿Cómo sabemos que está inconsciente?

  • Porque la víctima está con los ojos cerrados, como si estuviera dormida además,
  • Si le damos unas palmaditas en la cara (he dicho pal-ma-di-tas ¡¡no tortazos eh!!) o le agarramos de los hombros y le movemos NO RESPONDE de ninguna manera, es decir: no hace gestos, no habla, no se mueve, no abre los ojos (para decirte ¡déjame ya pesaoooo!).

¿Cómo sabemos que respira?

  •  Sabemos que respira por ejemplo si le oyes respirar, o roncar (que sí que sí, no os riáis que hay personas que cuando se desmayan como la Bella Durmiente roncan un poquito pero eso significa que respiran osea que estaremos contentos por ello oye).
  • Sabemos que respira si ves que su pecho y/o tripita sube y baja aunque sea despacito.
  • Sabemos que respira si pones tu oreja y cara cerca de la nariz y la boca de la víctima y sientes en tu mejilla el calorcillo (y el aroma embriagador si ha comido ajo) de su aliento y de la salida de aire por su nariz. Fíjate que si la respiración es flojita y pones tu oreja muy cerca puedes oír como respira. Todo ventajas.
  • Sabemos que respira si a mano y por casualidad tienes un espejo (¡oye! que puede ser que en ese momento te estuvieras arreglando el pelo, el tupé o poniéndote brillo en los labios) y se lo pones debajo de la nariz o cerca de la boca y ves cómo el espejo se empaña: ¡la víctima respira!

Por tanto, si es así, si respira y para evitar que se ahogue (si es que vomitara) o que se atragante con su propia saliva o incluso con algún aparato dental o dentadura, le puedes hacer esta sencilla técnica y evitas correr riesgos innecesarios.

Con calma y sin nervios (¡porque sé que lo vas a hacer bien!):

1.- Sigue las instrucciones de Bobby Zombi.

2.- Una vez en PLS, echa la cabeza un poco hacia atrás para abrir la vía aérea de la víctima

3.- Practica en casa con algún voluntario para cogerle el tranquillo, con dos veces que lo hagas serás ya todo un experto en PLS.

4.- Repítelo de vez en cuando para estar al día y que no se te olvide, por ejemplo alguna vez jugando con tus amigos.

5.- Enséñales o comparte este vídeo con ellos (y con tus hermanos, papás, abuelos, primos, tíos,…) para que aprendan y así…

¡¡Habrás empezado a Diversaludear correctamente!!. Llegará un momento en que con todo lo que te vamos a enseñar en nuestros vídeos seas un verdadero monitor diplomado en primeros auxilios y en otras cosillas que ya irás viendo ¡jejeje!

¿A qué esperas? ¡ A practicar!