Compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

En la asignatura HCP (Comunicación, Habilidades y Competencias Profesionales) hemos querido investigar cuáles son las aptitudes en nuestra profesión.  Para ello, hemos realizado un estudio a 327 personas donde, mediante los resultados concluimos que tres de las competencias indispensables que debe presentar un psicólogo son Juicio crítico, Compromiso y Honestidad. A continuación las presentaremos de la forma más clara posible. 

COMPROMISO

En este cortometraje se puede ver como el cerdo se compromete a dejar de tomar huevos  por estar con la gallina . Es una manera de compromiso.

El compromiso  se asocia a comprometerse ya sea en lo laboral, en el matrimonio, en la fidelidad…

Significa poner en juego nuestras capacidades para sacar adelante todo aquello que se nos ha confiado y donde ha aceptado la conciencia.

Desde el punto de la psicología se trata de una obligación interna, relacionada por el sujeto y decidida por la voluntad, el cual dan como función principal la deliberación de un deseo de hacer o no hacer.

En definitiva, una persona comprometida es aquella que cumple con sus obligaciones haciendo un poco más de lo esperado porque piensa y proyecta sus energías para sacar adelante todo aquello que está comprometida.

Un psicólogo no sólo tiene que comprometerse con los demás sino también con uno mismo. El comprometerse con uno mismo implica adoptar una aptitud analítica y objetiva, que nos lleve a valorar el trabajo que tenemos entre manos como la prioridad más importante del momento. Por ello, un psicólogo se compromete a promover la psicología en cuanto saber científico, además, de que en su trabajo asumirá sus responsabilidades profesionales a través de un contante desarrollo personal, científico y ético.

JUICIO CRÍTICO

Para explicar esta competencia, hemos realizado tres preguntas a una persona ajena a la profesión para así tener distintos puntos de vista:

1.¿Qué es para ti el juicio crítico?

El juicio crítico es un análisis de lo que se escucha o lee desde una perspectiva escéptica, es decir, no dando por hecho que lo que te cuentan es la verdad.
Implica un ejercicio de escucha y de razonamiento lógico, que busca qué elementos de los expuestos pueden ser fruto de la imaginación del que los expresa, o de una forma de ver la realidad diferente provocada por los propios filtros mentales del que los expone.

2. ¿Crees que es necesario el juicio crítico como competencia para un psicólogo?

-Sí es importante use el psicólogo haga un ejercicio de empatía para ‎que el que habla se sienta escuchado, pero a la vez tiene que identificar que tipo de bloqueos se producen en la mente de esa persona para ayudarla a encontrar sus propias respuestas y ver la realidad desde otros puntos de vista. Sin esa capacidad de juicio crítico el trabajo estaría incompleto.

3. ¿Cómo es posible el juicio crítico existiendo la subjetividad?

-‎El juicio crítico es fundamental aunque pueda verse afectado por los propios pensamientos y la subjetividad del psicólogo.
La mejor manera de mantener esa capacidad crítica sin perder objetividad es un profundo conocimiento personal. Ese self awareness ‎permite saber como influyen sus propios principios y valores en general y como predisponen a escuchar a los demás.
No hay que buscar siempre el ser “aseptico” sino saber interpretar las señales que recibimos del escuchado, y estar alerta para ayudarle a buscar soluciones y a mostrarle otras formas de ver la realidad.

HONESTIDAD

Como ya hemos visto, el compromiso y el juicio crítico son valores indispensables dentro de la personalidad del día a día de un psicólogo o terapeuta, ya que ayudan a desarrollar las cualidades personales e interpersonales de su persona, en base a una relación directa con un paciente. No obstante, otro gran factor a tener en cuenta es la honestidad,y es que es un valor propio de los seres humanos que tienen una estrecha relación con los principios de la verdad, la justicia y la integridad moral.

Pero, a la hora de ejercer nuestra vocación, ¿qué es lo realmente importante a tener en cuenta?, ¿es tan importante la honestidad como se cree?, ¿tan solo ejerciendo nuestra profesión o también en el día a día?

La importancia de la honestidad no es algo que resalte superficialmente, sino que una persona honesta es aquella que antepone siempre la verdad en sus pensamientos y en sus acciones. No tiene solo que ver con la relación de un individuo con otro, sino que también se puede decir que, el sujeto, es honesto consigo mismo cuando alcanza un nivel significativo de autoconciencia y coherencia con sus pensamientos.

Para poder apreciar lo que nos aporta la honestidad, también hay que descubrir su contrario; la falsedad, práctica repudiada en las sociedades actuales, asociada a la hipocresía, a la falta de ética o a la corrupción.

Es importante diferenciar también la honestidad de la integridad, pues son dos conceptos prácticamente similares que caminan a la par, pero que varían en la forma de aplicar diferentes en función del contexto en el que nos encontremos. La honestidad es aquello que, como vemos en el ejemplo anterior, es el motor que precede nuestras obras, actuamos conforme a nuestras ideas, a nuestras formas de pensar. Alejándose de toda alternativa que pueda resultar perjudicial y suponga un mal trago o una mala situación para dicho ser. La integridad, sin embargo, no es algo que uno desarrolle con el paso de los años. Aunque no se puede descartar que en un hipotético caso uno desarrolle esta virtud por su propio pie, la integridad, es generalmente algo que no aparece de la nada, sino que se aprende. La integridad por lo tanto tiene que ver con mi protocolo interno, es algo a lo que desde pequeños se induce a los niños y que con la ayuda de los demás se pule y se perfecciona para llegar a dominarla. Ser íntegro quiere decir saber aplicar la honestidad en mi día a día pero sin interés en obtener beneficio ninguno derivado de ella, sino que ésta viene impulsada por una motivación originada en uno mismo. Esta motivación se basa en corresponder al otro individuo.

Para entender mejor el concepto que estamos desarrollando, se muestra un vídeo que ayudará, no solo a entenderlo, sino también a saber diferenciarlo.

Para terminar, entendemos que estas aptitudes son entre muchas, las que ha de tener un psicólogo para que su trato con los pacientes sea adecuado. Ser psicólogo va más allá de la teoría que se nos presenta en la carrera, entender y ayudar  a un paciente nace de nosotros, no de los libros, y a pesar de que la formación sea esencial, es importante tener unos valores y habilidades, que al igual que la teoría se trabajen a lo largo de los años. Hemos desarrollado los valores de juicio crítico, honestidad y compromiso, y tras una reflexión hemos comprendido que el juicio crítico es principal para seleccionar y adecuar la información, que la honestidad es el motor de un trabajo llevado con el corazón, y que el compromiso nos permite a cumplir los  propósitos que nos llevará al éxito de nuestra carrera.