Compártelo
  • 16
  •  
  •  
  •  
  •  

Bienvenido a esta pequeña introducción al apasionante mundo de tu energía, bienvenido al profundo y misterioso mundo de los chakras o si lo prefieres en otro lenguaje más actual, el mundo de los “plexos“. Iré profundizando con el tiempo en cada uno de ellos pero ahora se hace prioritario realizar una breve introducción a la Energía.

Obtenemos la energía de los alimentos y nuestro vocabulario está muy vinculado a nuestro nivel de energía ya que cuando te encuentras triste estás de bajón y cuando te dan una alegría o estás contento estás con un subidón 🙂

aura-884270_1280

Todo en el Universo es Energía, estamos rodeados de energía en diferentes formas: energía de luz, de calor, de movimiento, la presión, la gravedad,… En el Universo y más cerca, en nuestro planeta, existen miles de fuerzas que operan ordenadas e invisibles cada una en su concreta y correcta función dentro del perfecto orden universal.

La Tierra tiene su propio campo magnético, líneas de fuerza, de energía al fin y al cabo, que se extienden desde el núcleo interno de la Tierra hasta el límite en el que se encuentra con el viento solar; una corriente de partículas energéticas que emana del Sol por el propio campo magnético del mismo. Y como no, nuestra maravillosa y perfecta máquina de ingeniería, el cuerpo humano también posee su propio “campo magnético” que se denomina Campo Bioenergético.

earth-113330_640

 

Desde siempre ha habido personas que han tenido la capacidad de poder verlo, de hecho, como sabes, en el arte, más concretamente en la pintura, existen muchos cuadros en los cuales alrededor de las cabezas personajes religiosos (Jesucristo, distintas vírgenes, ángeles, santos,…) tienen pintada una especie de luz . La ciencia no siempre ha estado de acuerdo con la existencia de dichas auras pensaban que tales emisiones luminosas pertenecían al mundo de lo esotérico. Hasta que en el siglo XX, se comienza a estudiar y a medir y se le da el nombre de campo bioenergético humano y ya nunca más se vuelve a dudar de su existencia. El aura o campo bioenergético es algo que que pertenece al mundo de la física y ya está científicamente probado y muchas instituciones y universidades se dedican a su estudio a lo largo y ancho del mundo.

Sus frecuencias no pueden ser captadas por el ojo humano, pero si se estimula con una descarga eléctrica se hace visible y susceptible de ser estudiada. De hecho accidentalmente (como suele pasar en muchos descubrimientos) Semyon Davidovich Kirlian en 1939 trabajando con su mujer en un hospital tuvo una pequeña descarga eléctrica reparando un aparato de rayos X lo que causó que alrededor de su mano apareciera una aureola de luz azulada. Según Kirlian “la luminosidad estimulada electro-fotónica alrededor de las puntas de los dedos del ser humano contiene información coherente y comprensiva del estado de una persona, tanto físico como psicológico”.

Este descubrimiento se mantuvo en secreto por el gobierno ruso hasta que en los años 70 y por filtraciones de información en todo Occidente empezó a estudiarse más éste fenómeno que parecía algo esotérico. A finales de la década de los 90 un físico ruso Konstantin Korotkov (catedrático y profesor en la Universidad de San Petesburgo) (1) inventa un aparato GDV (Gas Discharge Visualisation Machine) que permite hacer y analizar fotos Kirlian desde un ordenador, permite ya el procesamiento informático. Korotkov habla del efecto que en el campo bioenergético tienen los alimentos, el agua, los productos cosméticos,etc…. Haciendo hincapié en beber agua de manantiales o lo más pura posible y comida y cosmética biológica. Korotkov también habla de sus mediciones en lugares supuestamente cargados de energía y de la influencia que tienen las personas en los campos bioenergéticos de otras personas.

 

De esta manera se puede observar el cuerpo humano desde el punto de vista energético y se puede usar con fines diagnósticos. La medicina energética basada en el uso de equipos médicos esta activa en hospitales, clínicas y centros de investigación médica. Las posibilidades y el potencial de éstos aparatos en un futuro son ilimitados.

En sus dos libros “Manos que curan” y “Hágase la luz” la física, terapeuta y sanadora (entre muchas otras cosas) Barbara Ann Brennan al ser capaz de ver las auras perfectamente hace un estudio del comportamiento de éstas en la relación entre diferentes personas, con determinadas patologías físicas y mentales,etc… que se corresponden perfectamente con los estudios realizados posteriormente con los ordenadores y las cámaras kirlian.

En marzo del 2012 aparece un estudio en el que un grupo de profesores de la Universidad de Granada aseguran que los que dicen percibir el campo bioenergético o electromagnético en realidad tienen sinestesia (2).

Los chakras son puntos o centros de alta concentración energética en forma de espiral. Podríamos definirlos como los órganos de nuestro campo bioenergético. El término sánscrito de chakra significa “rueda de luz“. Estos centros se visualizan en forma de remolinos palpitantes de energía de un determinado color cada uno y son los responsables del campo bioenergético que rodea nuestro cuerpo físico. A su vez éste está compuesto por capas sucesivas de energía que vibran a más altas frecuencias según se van alejando del cuerpo. Cada capa por tanto, se relaciona estrechamente con un chakra y se denomina de una manera determinada cumpliendo funciones específicas. El aura se parece a una burbuja ovalada que nos rodea.

Tenemos 7 chakras principales y muchos más secundarios y terciarios repartidos por todo el cuerpo. Podemos imaginarlos como si tuvéramos 7 lucecitas de distintos colores desplegadas a lo largo de la columna y unidos por un canal energético dentro del cual pueden comunicarse y transmitirse energía vital los unos con otros.

chakras y simbolos

 

Puedes decirte – ¡CHAKRAS! ¡pues vaya un nombre raro! no te preocupes porque eso es lo de menos, a lo largo de los artículos dedicados a cada chakra y de una manera sencillita verás que tienen mucho que ver con la salud, y que chakra bloqueado es igual a órganos/glándulas correspondientes que no funcionan correctamente.

El concepto de chakras te diré que es muy similar al concepto de plexos ¿a qué ya te va sonando más a la medicina halopática que conoces? ¡pues claro! ¿quién no ha oído hablar del plexo solar? si, si, ese localizado al nivel de la boca del estómago (correspondería al lugar donde se encuentra el tercer chakra).

Un plexo es un conjunto de nervios, venas, arterias o vasos linfáticos que se encuentra anastomosados y entrelazados. Los plexos son centros de mucha energía porque confluyen todas las estructuras anteriores. De hecho los chakras tienen su base en los plexos nerviosos. Cada chakra vibra a una frecuencia determinada.

En una persona sana cuando los chakras funcionan normalmente, cada uno de ellos está abierto, girando en el sentido de las manecillas del reloj. Cuando el chakra gira en sentido contrario a las agujas del reloj quiere decir que el chakra está cerrado o bloqueado. Cuando empieces a entrar en el mundo de tu energía, cuando hablemos de distintas, pequeñas y sencillas  meditaciones guiadas, la sentirás porque se sienten como cosquilleos que recorren todo tu cuerpo eso significa que la enerrgía está fluyendo por tus nadis que es una red parecida a la de el sistema circulatorio pero donde fluye sólo energía, de hecho los puntos de acupuntura se encuentran en los puntos de los nadis.

acupuntura

El que mantengas tus chakras abiertos significa que debes de hacer un trabajo de atención frecuente ya que eso contribuirá muy positivamente en tu salud y te ayudará a alcanzar tu bienestar a todos los niveles físico, psicológico, social y espiritual debido a que estás en un maravilloso equilibrio energético y eso, se nota. Mediante música, masajes, meditaciones, usos de minerales, música, colores, etc,… puedes mantener tu campo bioenergétiico equilibrado.

Te dejo un vídeo de cómo se ven varios objetos desde una cámara Kirlian procesada por ordenador.

 

Próximo artículo de esta categoría: Primer Chakra.

1.- korotkov.org

2.- Auras in mysticism and synaesthesia: A comparison